(volver página anterior)

(página activa) El patito feo... Iurdian bost letra...  Julio tiene miedo...  
La rana Micaela...
 
 Teo desayuna...  Teo y su cumpleaños...  Teo y su hermana...

EL ELEFANTE

Esta cría de elefante parece pequeña al lado de su madre. Pero cuando nació, después de haber pasado veintiocho meses en el vientre de su madre, medía aproximadamente un metro de altura y pesaba más de noventa kilos. Cuando crezca, será uno de los mamíferos más grandes de la tierra.

Normalmente mamá elefante tiene una sola cría y no podrá tener otra hasta que la primera cría cumpla los tres años de edad. La cría se alimenta con leche de su madre hasta que cumple cinco años. El pequeño elefante enrolla su trompa para que no le estorbe mientras se alimenta.

El elefante asiático mide tres metros de altura desde el hombro y tiene la trompa lisa y acabada en una sola punta. Los colmillos miden normalmente menos de un metro; pero las hembras los tienen más pequeños o incluso carecen de ellos.

Los machos de elefante africano se distinguen fácilmente de los machos de elefante asiático: el cuerpo y las orejas son más grandes, la espalda es inclinada, la trompa es arrugada y termina en dos puntas y los colmillos son más largos. Además la hembra de elefante africano tiene colmillos.

Uno de los parientes del elefantes es una pequeña criatura peluda, llamada damán, que vive en África, en pequeños agujeros en las rocas. El damán no se parece al elefante, pero las patas tienen una forma similar.

Otro pariente del elefante es el manatí. Los manatíes viven en el agua y son muy tímidos. Se parecen bastante a los elefantes, sobre todo en los dientes; algunos incluso tienen unos pequeños colmillos.

Los elefantes viven en los bosques y cerca de los pantanos. La hembra de elefante asiático, que vive en Nepal: tiene las orejas pequeñas y la trompa termina en una sola punta.

Los elefantes pueden vivir en toda clase de terrenos. Éste vive en la pradera, aunque para combatir el calor tenga que agitar sus grandes orejas con el fin de proporcionarse un poco de aire fresco.

Los elefantes son vegetarianos y necesitan hasta cien kilos de comida al día. Por ello, viven en cualquier lugar donde puedan encontrar toda la comida que precisan. Emplean la trompa para arrancar las plantas y las hojas de los árboles.

Los elefante cavan un hoyo con los colmillos en busca de sal. Los elefantes también cavan en los cauces secos de los ríos para buscar agua. Otros animales beben después agua donde ha cavado el elefante.

El elefante bebe casi cien litros de agua al día. Absorbe unos cuantos litros de agua cada vez con la trompa y luego la bebe a chorros. La trompa le sirve también para echarse agua cuando se baña en los ríos.

Los elefantes son buenos nadadores. Les gusta mucho bañarse y se divierten lanzándose agua unos a otros. Y puesto que necesitan beber mucho y les gusta bañarse, viven en lugares donde cerca haya mucha agua.

Los elefantes viven en manadas de treinta a cuarenta miembros. Y como las moscas y otros insectos les molestan, toman baños de barro con frecuencia. Las manadas se revuelcan en el barro para desprenderse de los insectos.

Normalmente los elefantes son muy pacíficos; pero cuando se enfadan, pueden llegar a ser muy peligrosos. Dos veces al año, la mayoría de los machos adultos se ponen muy nerviosos y es fácil que se enfaden. A este enfado del elefante macho se le llama <must>.

Los elefantes son muy inteligentes. Tal vez por ello, en la India los emplean como animales de carga y como ayuda en los trabajos agrícolas. Pueden transportar personas, arrancar árboles y arrastrar troncos muy pesados. Pero, en general, el hombre no siempre los trata bien.

Los hombres utilizan a un elefante para agrupar a los otros elefantes y amaestrarlos después como ayuda en las labores agrícolas. El elefante africano es difícil de amaestrar y, aunque está prohibido por la ley, se caza por sus colmillos de marfil. El simpático elefante no se merece ese trato.