InterPeques principal... PequeLecturas principal...
   




                   




Lecturas para el aula - Fragmento de la obra "Don Quijote de la Mancha" (Miguel de Cervantes) - Capítulo VIII - Del buen suceso que el valeroso don Quijote tuvo en la espantable y jamás imaginada aventura de los molinos de viento con otros sucesos dignos de felice recordación.





En esto, descubrieron treinta o cuarenta molinos de viento que hay en aquel campo; y, así como don Quijote los vio, dijo a su

escuderoHombre que antiguamente se ocupaba de asistir y atender a un señor o persona distinguida. Paje o sirviente que llevaba el escudo al caballero.

:

–La

venturaSuerte. Contingencia o casualidad. Sin determinado objeto ni designio; a lo que depare la suerte.

va guiando nuestras cosas mejor de lo que acertáramos a desear, porque ves allí, amigo Sancho Panza, donde se descubren treinta, o pocos más,

desaforadosGrande con exceso, desmedido, fuera de lo común. Que obra sin ley ni fuero, atropellando por todo.

gigantes, con quien pienso hacer batalla y quitarles a todos las vidas, con cuyos

despojosPresa o botín del vencedor. Sobras o residuos. Despojos de la mesa, de la comida. Restos mortales.

comenzaremos a enriquecer; que ésta es buena guerra, y es gran servicio de Dios quitar tan mala

simienteSemilla. Grano que en diversas formas produce las plantas y que al caer o ser sembrado produce nuevas plantas de la misma especie. Cosa que es causa u origen de que proceden otras.

de sobre la

fazRostro o cara. Superficie, vista o lado de una cosa.

de la tierra.

–¿Qué gigantes? –dijo Sancho Panza.

–Aquellos que allí ves –respondió su amo– de los brazos largos, que los suelen tener algunos de casi dos

leguasMedida itineraria, variable según los países o regiones, definida por el camino que regularmente se anda en una hora, y que en el antiguo sistema español equivale a 5572,7 m.

.

–Mire vuestra

mercedTratamiento o título de cortesía que se usaba con aquellos que no tenían título o grado por donde se les debieran otros tratamientos superiores.

–respondió Sancho– que aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las

aspasConjunto de dos maderos o palos atravesados el uno sobre el otro de modo que formen la figura de una X. Cada uno de los brazos del aspa de un molino. Agrupación, figura, representación o signo en forma de X.

, que, volteadas del viento, hacen andar la piedra del molino.

–Bien parece –respondió don Quijote– que no estás

cursadoAcostumbrado, versado en algo, con conocimientos de algo.

en esto de las aventuras: ellos son gigantes; y si tienes miedo, quítate de ahí, y ponte en oración en el espacio que yo voy a entrar con ellos en fiera y desigual batalla.

Y, diciendo esto,

dio de espuelasDar con la espuela (extremo de metal sujeto a la bota del caballero) para picar (arrear, estimular) al caballo.

a su caballo Rocinante, sin atender a las voces que su escudero Sancho le daba, advirtiéndole que, sin duda alguna, eran molinos de viento, y no gigantes, aquellos que iba a

acometerEmbestir con ímpetu y ardimiento. Atacar, lanzarse violentamente sobre algo o alguien.

. Pero él iba tan puesto en que eran gigantes, que ni oía las voces de su escudero Sancho ni echaba de ver, aunque estaba ya bien cerca, lo que eran; antes, iba diciendo en voces altas:

Non fuyadesNo huyáis, no escaparos.

, cobardes y

vilesIndignos, infames, despreciables.

criaturas, que un solo caballero es el que os

acometeEmbestir con ímpetu y ardimiento. Atacar, lanzarse violentamente sobre algo o alguien.

.

Levantóse en esto un poco de viento y las grandes

aspasConjunto de dos maderos o palos atravesados el uno sobre el otro de modo que formen la figura de una X. Cada uno de los brazos del aspa de un molino. Agrupación, figura, representación o signo en forma de X.

comenzaron a moverse, lo cual visto por don Quijote, dijo:

–Pues, aunque mováis más brazos que los del gigante

BriareoEn la mitología griega, Briareo o Briáreo era un gigante de cien brazos y cincuenta cabezas, hijo de Urano y Gea, y hermano de Coto y Giges.

, me lo habéis de pagar.

Y, en diciendo esto, y

encomendándoseEncargar a alguien que haga algo o que cuide de algo o de alguien.

de todo corazón a su señora Dulcinea, pidiéndole que en tal trance le socorriese, bien cubierto de su rodela, con la lanza en el

ristreHierro fijo al peto de la armadura donde se afianzaba, mediante una manija y un cabo, la empuñadura de la lanza. (En ristre) Empuñado y, ordinariamente, dispuesto para ser utilizado.

, arremetió a todo el galope de Rocinante y embistió con el primero molino que estaba delante; y, dándole una lanzada en el aspa, la volvió el viento con tanta furia que hizo la lanza pedazos, llevándose tras sí al caballo y al caballero, que fue rodando muy maltrecho por el campo. Acudió Sancho Panza a socorrerle, a todo el correr de su asno, y cuando llegó halló que no se podía menear: tal fue el golpe que dio con él Rocinante.

¡Válame Dios!Válgame Dios, Dios me ayude.

–dijo Sancho–. ¿No le dije yo a vuestra

mercedTratamiento o título de cortesía que se usaba con aquellos que no tenían título o grado por donde se les debieran otros tratamientos superiores.

que mirase bien lo que hacía, que no eran sino molinos de viento, y no lo podía ignorar sino quien llevase otros tales en la cabeza?

–Calla, amigo Sancho –respondió don Quijote–, que las cosas de la guerra, más que otras, están sujetas a

continua mudanzaCambios continuos, frecuentes cambios.

; cuanto más, que yo pienso, y es así verdad, que aquel sabio

FrestónEl sabio Frestón es un personaje del Quijote con el que Cervantes (y en su nombre el propio don Quijote) imita la presencia de seres dotados de cualidades sobrenaturales en los libros de caballerías.

que me robó el aposento y los libros ha vuelto estos gigantes en molinos por quitarme la gloria de su vencimiento: tal es la enemistad que me tiene; mas, al cabo al cabo, han de poder poco sus malas artes contra la bondad de mi espada.

–Dios lo haga como puede –respondió Sancho Panza.

Y, ayudándole a levantar,

tornó a subirVolvió a subir.

sobre Rocinante, que medio

despaldadoDesespaldar. Herir la espalda, rompiéndola o descoyuntándola.

estaba. Y, hablando en la pasada aventura, siguieron el camino del Puerto Lápice, porque allí decía don Quijote que no era posible dejar de hallarse muchas y diversas aventuras, por ser

lugar muy pasajeroLugar de mucho paso, muy animado, con mucha gente.

...




descarga texto










AUDIO










VÍDEO





ACTIVIDADES












- 6 -

↓ Observad a los personajes y como ven las cosas ↓


|  Don Quijote  |   Gigantes   |     Dama     | Sancho Panza |   Molinos   |   Aldeana   |



¡ Don Quijote ve gigantes y damas allá donde Sancho Panza ve molinos y aldeanas !



Explicad abajo por qué Don Quijote y Sancho Panza ven tan diferentes las mismas cosas
teniendo en cuenta su diferente forma de ser tal como se indica en las imágenes de arriba - 6 -

Explicad expresión | Luchar contra molinos de viento | basada en esta historia












lecturas

FUENTES

 
Don Quijote de la Mancha - Centro Virtual Cervantes

Don Quijote de la Mancha - Capítulo VIII

Biblioteca virtual Cervantes

YouTube - InterPeques - Molinos de viento

Travesía educativa - Otras actividades

EducAstur - Otras actividades

Don Quijote de la Mancha - Junta de Castilla y León
Actualidad jQuery

Scripts test A.Valero

Scripts MediaElementJS

815 media - Script mensajes

Notas emergentes meyerweb

Galerías web jAlbum

Picasso y el Quijote




Los recursos utilizados en esta lectura proceden de las fuentes indicadas. El fin de este trabajo es exclusivamente escolar. Si desde alguna fuente se aprecia un uso indebido o incorrecto, ruego comunicación | aquí | para corregir o suprimir lo que al respecto se estime oportuno.





   




| Mensaje |




| | (Recomendada resolución mínima 1024 x 768)