‹InterPeques›

Grafiti

Expresión urbana

Grafiti

GRAFITI es un término tomado del latín: en italiano, "graffiti" es el plural de "graffito", que significa "marca o inscripción hecha rascando o rayando un muro" y así se llaman las inscripciones que han quedado en las paredes desde tiempos del imperio romano, que ha llegado al castellano a través del inglés. La costumbre de escribir el propio nombre en lugares públicos y propiedades públicas es antiquísima. En arqueología se utiliza el término "graffiti" para referirse a este tipo de inscripciones realizadas sobre paredes de piedra. No se refiere a las realizadas por el autor de un monumento, sino a las que otros hacen posteriormente sobre el edificio acabado. Por ejemplo, las paredes de mazmorras y prisiones muestran los mensajes, dibujos y calendarios realizados por los presos. Se sabe que los antiguos romanos realizaban abundantes grafitis, puesto que se han encontrado inscripciones en latín vulgar con consignas políticas, insultos, declaraciones de amor, etc. en los lugares menos afectados por la erosión (como las catacumbas o las ruinas de Pompeya cubiertas por la ceniza volcánica).
La palabra inglesa “tag” (etiqueta) designa, entre otras cosas, la firma característica en un solo color que realiza cada grafitero. El término inglés ha pasado a la jerga de los grafitis españoles. Esta costumbre de escribir el propio nombre con una firma característica (llamada “tag”) se desarrolló y popularizó en los años sesenta en Filadelfia, Nueva York y otras grandes ciudades de Estados Unidos. En los setenta, un joven mensajero neoyorquino de origen griego empezó a firmar "TAKI 183" en distintos lugares de su ruta con un rotulador. La aparición de Taki en el diario The New York Times, contribuyó a la enorme popularidad del “tagging”. En esa misma década ya se utilizaban botes de pintura en aerosol para firmar. En la subcultura del hip hop se espera de los escritores un mínimo de destreza y gusto estético en el diseño de su firma, pero el “tag” es la variante en la que menos cuenta lo artístico. Generalmente, se valora la abundancia de firmas o la audacia (muchos grafiteros valoran el que las firmas estén en lugares de difícil acceso, como líneas de metro vigiladas). Socialmente las firmas o “tag” son los grafitis peor valorados estéticamente, por el vandalismo que suelen implicar. Muchos grafiteros no dudan en firmar con aerosol indeleble en escaparates de comercios, puertas de locales o fachadas de edificios recién pintados, estropeando estéticamente con ello el lugar en el que se colocan.
En los setenta el principal escaparate de grafiti era el metro neoyorkino. Cada vez había más competición por ver quién pintaba más y más grande hasta que a alguien se le ocurrió hacer sus firmas por la parte de fuera. Fue entonces cuando empezó el verdadero auge del grafiti. Poco a poco para las firmas se empezó a usar el aerosol y estas se fueron convirtiendo en piezas más grandes con distintos trazos y efectos (trazo, sombras, etc.) El movimiento se extendió por todo Estados Unidos. Cuando las autoridades se cansaron y empezaron a poner vigilancia la cosa salió del metro y ya no sólo se pintaban vagones y subterráneos sino paredes, carteles, etc. Cualquier superficie era válida. El grafiti se extendió por el mundo gracias a un vídeo que mostraba la escena neoyorquina: Style Wars. El grafiti cada vez evolucionó más y más creando un verdadero movimiento alternativo extendido por todo el mundo. El grafiti actualmente abarca desde grandes murales de muchos colores que son verdaderas obras de arte a pintadas de unos pocos minutos en el metro de cualquier ciudad.
Ligado al rap y al break dance desde su nacimiento, se especula que el grafiti fue el primer elemento que surgió de la cultura Hip-Hop. Un grito en la pared a fuerza de aerosol. Recientemente Bik y Ske, dos conocidos writers expusieron sus grafitis en el contexto de una galería de arte. Este acto no constituye ofensa a esta subcultura, pues otro tipo de público puede apreciarlo como arte. Todo apunta a que el mayor reto hoy en día para estos artistas en Puerto Rico es que se les reconozca como tales, como sucede ya en Estados Unidos y en Europa. Para muchos aún, el Grafiti es igual a “ganga, calle, gente cafre”... Y esa mala concepción es la que se debe erradicar. Mientras que pocas personas educadas son las que asisten a las galerías, el mural de grafiti es un inmenso y público expositor callejero.
Todo grafitero se inicia en la calle. Unos aprenden de otros, los más jóvenes aprenden viendo y practicando. Por supuesto que no hay una escuela de grafiti; y aunque hoy en día esta cultura urbana se formaliza, muchos de estos “writers” se preparan como estudiantes de arte en la universidad, ésta no era la norma para los que iniciaron el género en los 80. En Puerto Rico existen en la actualidad innumerables grupos de grafiteros. Algunos compuestos por artistas locales e internacionales. También tenemos grafiteros boricuas que han sido invitados a formar parte de grupos de otras nacionalidades.
Los graffiti son expresiones artísticas humorísticas o críticas que se escriben y dibujan generalmente en los muros públicos de los espacios urbanos, y que plasman inscripciones o pinturas de contenido a veces grotesco, a veces rayando la ironía, que reflejan normalmente la ideología popular y realidad social del momento.
El graffiti es una modalidad artística de pintura libre, que generalmente es anónima y se destaca por su ilegalidad, ya que implica pintadas no autorizadas sobre las paredes de los muros urbanos.

Comúnmente el grafiti comprende varias formas de inscripción o pintura, generalmente sobre propiedades públicas o ajenas como paredes, vehículos, puertas, mobiliario, pistas, trenes, etc. En el lenguaje común, grafiti incluye lo que también se llama pintada. Es grafiti una pintura en las paredes con letreros preferentemente de contenido político o social sin el permiso del dueño, y es letrero el que describe algo autorizado o solicitado. Esto es, si el propietario de un local manda a un pintor escribir su nombre sobre su puerta, a lo que escribe se le llama simplemente letrero, no grafiti ni pintada. El grafiti es una pintura juvenil asociada al hip hop.