LA  INGESTIÓN

Al tragar (ingerir) la comida parece que "entra" en el cuerpo. Pero esto no es totalmente cierto. La comida va por el túnel que corre por el sistema digestivo como el agujero de una manguera. Pero no puede pasar a los tejidos y órganos de nuestro cuerpo hasta que no sea absorbida a través del forro del intestino delgado. Sólo entonces pasa la comida realmente dentro de nuestro cuerpo. Todo este recorrido previo por el tubo digestivo es necesario para preparar la absorción de los nutrientes (sustancias alimenticias aprovechadas por el cuerpo humano para su desarrollo y adquisición de energía). El detalle de lo que pasa con los alimentos en este recorrido por el tubo digestivo lo puedes ver en :

[ el viaje de los alimentos ]

 

En el fondo de la boca tenemos la campanilla y la epiglotis que son pequeñas barreras que bloquean el conducto del aire para impedir que el alimento se introduzca por él hacia los pulmones.

 
   

RESPIRAMOS así, observa las posiciones de la campanilla y la epiglotis. Dejan pasar el aire hacia los pulmones.

 
   

TRAGAMOS así, observa las posiciones de la campanilla y la epiglotis. Dirigen los alimentos hacia el estómago a través del esófago.

 
   

Cuando comes demasiado deprisa o nervioso, a veces te da por toser, y te atragantas: tu campanilla y tu epiglotis no tienen tiempo para poner su barrera y los alimentos se desvían hacia el conducto que lleva a los pulmones.

 
   

Te has atragantado, no puedes respirar, necesitas toser para expulsar el alimento que obstruye la entrada de aire. Esto se debe evitar comiendo despacio, saboreando los alimentos, reposando y sin nervios.

 
   

Saborear la comida implica gustar, degustar la comida. Para reconocer bien el gusto de los alimentos, la lengua tiene que estar mojada en saliva.

 
   

Si la lengua está seca, se siente peor el gusto de los alimentos. Haz la prueba. Sécate la lengua con una servilleta limpia y toma un poco de azúcar.

 
   

Producimos mas saliva cuando vamos a comer un alimento que nos gusta, nos relamemos, se nos hace la boca agua... ensalivamos la boca para prepararnos a tomar el alimento deseado.

 
   

Debajo de la lengua no reconocemos bien el gusto de los alimentos. Las papilas gustativas que nos ayudan a reconocer los sabores de la comida, abundan en la superficie de la lengua, no bajo ella.

 
   

Comer es un placer. Comer bien es comer de todo, sin comer demasiado. La comida contiene elementos muy distintos que el cuerpo necesita. Para estar sanos, necesitamos un poco de todos estos alimentos.

 
   

Comemos para conservar sano nuestro cuerpo y para tener la energía que permita desarrollar todas nuestras actividades. Correr y jugar, estudiar y trabajar... todo implica un esfuerzo que consume energía y que debe ser repuesta con el descanso y la alimentación.

 
   

Después de una larga noche sin comer, tu cuerpo necesita alimento a fin de que estés en forma para ir a la escuela.

 
   

Hay que comer para hacerse mayores.

 
   

Comemos también para luchar contra el frío. Para digerir, el estómago necesita mucha energía. Si esta energía se usa para otras órganos y otras funciones, el estómago se cansa y prepara mal a los alimentos para su digestión.

 
   

Cuando comemos no debemos reñir ni enfadarnos. Esto altera la digestión.

 
   

No se debe jugar comiendo ni inmediatamente después de la comida.

 
   

Tampoco se debe comer entre horas, se cansa el estómago.

 
   

Después de comer se debe reposar, estar tranquilos y descansar. De este modo damos al estómago el tiempo y la energía necesaria para que comience a desmenuzar los alimentos, reducirlos y licuarlos dejándolos a punto para la absorción intestinal que los trasladará a nuestro cuerpo.

 
   

Una comida equilibrada está formada por un primer plato o entremés, carne o pescado con verduras, un yogur o un poco de queso y un postre. Aquí tienes huevos duros con mayonesa, patatas fritas y tarta (falta carne, pescado y/o verduras para una comida completa).

 
   

Aquí tienes pollo, filetes, tarta y helado (faltan verduras o vegetales).

 
   

Aquí tienes de todo : ensalada, carne con verdura, yogur y fruta.

 
   

Aquí tienes paté, salchichón, bombones y tarta (faltan carnes o pescado y verduras o vegetales). Cuida siempre de comer equilibradamente comiendo de todo y no en cantidades excesivas.

 
   

PALABRAS CLAVE: ingerir ] [ nutrientes ] [ campanilla ] [ epiglotis ]
[ relamemos ] [ atragantado ] [ saborear ] [ papilas gustativas ]

 

 
 

Imprimir esta Página

 
[ inicio ] [ documentos ] [ enlaces ] [ guía didáctica profe ]

[ créditos ] [ mapa wq ] [ comunicaciones ] [ trabajos ]

[ índice InterPeques ] [ otras WQs ]