LA  EXCRECIÓN

Todo el proceso de la digestión y la asimilación de alimentos dejan substancias residuales que el organismo debe eliminar expulsándolo al exterior. En el intestino grueso se forman heces que se expulsan por el ano, los riñones filtran la sangre expulsando orina, los pulmones expulsan dióxido de carbono procedente de la combustión de los alimentos, nuestra piel segrega sudor. Estos procesos de secreción son muy necesarios para mantener la salud, sin ellos nuestro cuerpo se envenenaría.

El cuerpo produce unos desechos. La sangre los transporta hasta los riñones. Estos se encargan de limpiarla y de evacuar los desechos. Tenemos dos riñones situados uno a cada lado de la columna vertebral. Cada riñón está unido a la vejiga a través de un conducto.

Ten siempre en cuenta que el aparato urinario es uno mas entre otros de los que tenemos para excretar, expulsar sustancias residuales al exterior.

 
   

Un riñón se parece a una alubia muy grande, algo mas pequeña que tu puño cerrado. Es un órgano importante porque limpia la sangre. Tiene unos filtros que son pequeños coladores que retienen los desechos contenidos en la sangre. Estos desechos forman la orina que llega hasta una bolsa: la vejiga. Por 1 y 2 circula la sangre y la orina por 3 va a la vejiga desde donde se expulsa al exterior cuando orinamos.

 
   

Los pulmones, que se encuentran en el interior de la caja torácica, en el pecho, tienen la importante función de permitirnos respirar introduciendo oxígeno en nuestro cuerpo, fundamental para la vida, y expulsando dióxido de carbono como sustancia residual.

 
   

Por 1 (tráquea) el aire entra y sale de los pulmones. Los músculos y el cerebro precisan oxígeno a cada instante. Cuando el cuerpo ha utilizado el oxígeno, se produce un gas, anhídrido carbónico, que ha de ser eliminado. Cuando respiramos, vaciamos nuestros pulmones de anhídrido carbónico y los llenamos de oxígeno, en un incesante proceso que dura toda la vida. Lo primero que hacemos al nacer es lanzar un grito: nuestros pulmones se llenan de aire y empezamos a respirar.

 
   

Pulmones, riñones y glándulas del sudor. Estas están en la piel y expulsan sudor a través de los poros de la piel. El sudor contiene impurezas diluidas en agua que deben ser eliminadas de nuestro cuerpo. Es importante mantener limpia la piel para que pueda realizar bien estas funciones. Por eso es importante lavarse todos los días y mantenernos limpios y aseados.

 
   

En el intestino grueso los residuos alimenticios son desecados y voluntariamente expulsados al exterior en forma de heces y a través del ano. Los alimentos que contienen fibra abundante, como los vegetales, favorecen la evacuación intestinal y su limpieza.

Todos los procesos de excreción son, para nuestra salud, compañeros inseparables de los procesos de nutrición y, además, tan importantes como ellos. Nuestro cuerpo enferma gravemente cuando no funciona alguno de sus sistemas de excreción. Pulmones, corazón, sangre, intestinos, vías urinarias... todo forma un conjunto extraordinariamente organizado, interdependiente y especializado cada uno en su función al servicio de nuestro buen estado de salud. Cuida tu salud; alimentación, aseo, higiene y ejercicio la ayudan.

   

PALABRAS CLAVE: [ residuales  ] [ excretar ] [ tráquea ]

 

Imprimir esta Página

 
[ inicio ] [ documentos ] [ enlaces ] [ guía didáctica profe ]

[ créditos ] [ mapa wq ] [ comunicaciones ] [ trabajos ]

[ índice InterPeques ] [ otras WQs ]